SI SE LAME O SE RASCA, PRESTÁ ATENCIÓN.

PUEDE SER MÁS QUE SÓLO UN PROBLEMA DE PIEL.